Los alimentos fermentados son una fuente de probióticos, vitaminas, minerales y enzimas y son muy fáciles de preparar en casa. Ayudan a regular el funcionamiento intestinal, refuerzan el sistema inmune y facilitan la digestión entre muchos otros beneficios.

Esta vez preparamos sauerkraut o chucrut básico:
Solo necesitas:
1 Repollo o col
1-2 cdas de sal
Frasco con tapa hermética

Instrucciones

Rallamos la col en trozos pequeños, pusimos la sal, “amasamos” para extraer el jugo y metimos en el frasco asegurándonos que quedara sumergido en el agua que soltaron y evitando que quedaran burbujas. Cubrimos con una hoja de col y tapamos.


Dejamos reposar 1 semana en la alacena (el tiempo depende de qué tan fermentado lo quieras), almacenamos en el refrigerador y ¡listo!
Lo puedes poner a tus ensaladas, tostadas o simplemente para acompañar tu comida 😊