Si tienes niños en casa amantes del cereal como en la mía y que cada vez que vas al súper y pasas por el pasillo de los cereales se enganchan con las vistosas cajas de colores de cereal procesado y te piden que les compres una de esas cajitas, eres de mi club…

Hace tiempo que deje de comprar cereal comercial en casa, pero el cambio no ha sido fácil ya que encontrar un alimento que sustituya la consistencia crujiente y dulce pero además los alimente realmente, no fue fácil.  Intenté hacerles avena cocida y no les gustó, busqué granolas preparadas también, pero me parece que el contenido de azúcar es muy algo también.

Así que me di a la tarea de hacer este simple cereal que les encanta, lo llamo “cereal crujiente”

Ingredientes:

2 tazas de hojuelas de avena crudas

1 cucharada de extracto de vainilla

½ cucharada de canela molida

¼ taza de miel de abeja

3 cucharadas de aceite de coco derretido

1 pizca de sal marina o sal Himalaya

 

Procedimiento

Precalienta el horno a 180°C.

En un recipiente revuelve perfectamente hasta que todos los ingredientes estén incorporados. Extiende la mezcla uniformemente en charolas para hornear y cuida que no quede muy gruesa la capa para que se hornee adecuadamente, hornea por 10 minutos.

Pasado el tiempo retira del horno, mezcla bien con una cuchara y vuelve a hornear de 5 a 8 minutos, o hasta que se vean doradas.

Retira del horno, mezcla bien y deja enfriar. A los 5 minutos, mezcla de nuevo para evitar que se quede pegada. A los 5 minutos mezcla por última vez y deja enfriar por completo.

Guárdala en un recipiente con tapa en la alacena.

Lo puedes servir con pasitas, arándanos, nueces o un poco de fruta picada.

¡Realiza esta actividad con tus pequeños, a ellos les encantará colaborar en la cocina y al final comer el resultado por las mañanas!