Esta semana, platicando con una buena amiga y mamá de 4, me animó a contar mis experiencias de parto, si bien, no soy médico ni especialista, he vivido diferentes maneras de dar a luz por lo que te comparto mi experiencia sobre lo que viví y lo que me hubiera gustado que alguien me hubiera contado antes de ser mamá por primera vez.

Todos mis niños han nacido de maneras diferentes, la mayor fue una cesárea programada (la cual en ese momento no tuve mucha opción por que venía sentada) y, aunque el proceso pareciera fácil, ya que llegas al hospital, te internas, te anestesian y a las pocas horas ya tienes a tu bebé en los brazos, desde mi punto de vista es una recuperación muy lenta y dolorosa, además de que se pierde de todos los beneficios de nacer de manera natural y la parte del apego con tu bebé, ya que la metieron a la incubadora mientras yo me recuperaba.

El segundo fue parto natural, pero fue un inducido ya que estaba por llegar a la semana 40 y como aun no nacía, pedí que lo indujeran, yo creo que el hecho de haber provocado el parto cuando el bebé aún no estaba listo para salir hizo que fuera un parto muy largo (estuve 30 horas en el hospital), hasta que nació. Esta segunda ocasión estaba convencida de que quería un parto sin anestesia y lo más natural posible, sin embargo, las circunstancias y el largo tiempo de trabajo de parto impidieron que esto no se lograra, aun así, estoy contenta de que haya sido un parto natural, que, aunque fue muy largo y difícil al final se siente una emoción y una satisfacción comparable con correr una muy larga y extenuante carrera.

Para la tercer pequeña me puse las pilas y busqué ayuda, pedí referencias sobre doctores y pediatras, de manera que esta última experiencia fuera única y lo más apegado a la naturaleza posible, creo que el nacimiento y los primeros momentos de los niños marcan muchas pautas en su desarrollo y a lo largo de su vida, así que después de las dos experiencias que tuve quise intentar el parto humanizado, en donde la mamá es la protagonista y ella es quien decide lo que quiere al dar a luz con la menor intervención posible y sin anestesia, pero para lograr esto tuve el apoyo de un Ginecólogo que estuviera en pro del parto humanizado y una Doula. Muchas personas me han preguntado qué es lo que hacen las Doulas, yo creo que son unos ángeles que están contigo desde que comienza el trabajo de parto hasta que termina y te ayudan a tomar esa fuerza que necesitas para concluir con tu plan, te da la confianza, el apoyo y el poder para lograr tener el parto que deseas. Y una vez que nace el bebé, la ayuda continua, ya que te da una correcta asesoría sobre la lactancia de tal forma que te ayuda con el proceso de ser mamá, que, aunque para mí ya es el tercero, nunca dejas de aprender y sorprenderte sobre la capacidad que tiene tu cuerpo.

Para las que están embarazadas o están planeando hacerlo mi consejo es que pidan ayuda: las personas correctas pueden hacer la diferencia al momento del parto. Y si ya tienes hijos por el método que haya sido, disfrútalos y quiérelos, que cada uno ha decidido venir al mundo a convertirte en mamá y a enseñarte sobre el amor incondicional.

¡Feliz día a todas las mamás especialmente a la mía!